Ambiente. Entrega de materiales a «Cuidadores de la Casa Común»

El Ministerio de Ambiente y Cambio Climático de Jujuy continúa acompañando al Programa “Cuidadores de la Casa Común”, que es administrado por la Pastoral Social del Obispado de la provincia.

Este Programa inició inspirado en la Carta Encíclica “Laudato Sí” del Papa Francisco, que considera que actuar frente al cambio climático es un imperativo moral para ayudar a las poblaciones más vulnerables del planeta, proteger el ambiente y fomentar el desarrollo sostenible.

En esta oportunidad, la cartera ambiental provincial representada por la Directora de Educación y Comunicación Cecilia Ibáñez y la Dra. Sonia Marsiglia, entregó al señor Eugenio Ficoseco chapas, un tanque de agua de 500L., alfajías, taladros, rebajadoras, lijadoras orbitales, entre otras herramientas destinadas a mejorar la infraestructura y reforzar los núcleos productivos para los proyectos agro productivos, que el Programa lleva adelante en la huerta comunitaria de El Talar, la granja comunitaria en Río Blanco y en los Talleres de carpintería y de textiles de Alto Comedero.

La entrega de insumos y el trabajo colaborativo entre ambas instituciones, continuará durante todo el año para que sus integrantes puedan emprender proyectos de mayor envergadura y ampliar su desarrollo.

La iniciativa del Programa “Cuidadores de la Casa Común”, busca ofrecer a través de un enfoque transversal, espacios de contención para adolescentes y jóvenes en situación de extrema vulnerabilidad, promoviendo medidas de prevención de adicciones, e incentivando el desarrollo de emprendimientos sustentables que permitan definir y consolidar proyectos de vida. Actualmente cuentan con Talleres que propician emprendimientos de Panadería, Vivero y Huerta agroecológica y ecológica, Madera plástica, Diseño de indumentaria, Carpintería, Herrería, Secado de fruta, Impresiones 3D, entre otros.

Carta Encíclica “Laudato Sí”

Se trata de un mensaje del Papa Francisco en el cual el Santo Padre hace un llamado a reflexionar sobre la una Ecología integral como nuevo paradigma de justicia, para revisar la relación de las personas con el ambiente, y la necesidad de modificar ciertas prácticas individuales y colectivas que tienen impactos negativos sobre los ecosistemas y sobre la propia humanidad.